faro Punta Nati

El Faro Punta Nati, centinela del norte de Menorca

10 minutos

El Faro Punta Nati, uno de los siete faros de Menorca, está situado en el extremo noroeste, cerca de Ciutadella y es uno de los más emblemáticos de la isla. Construido en 1913, como respuesta a la necesidad de mejorar la seguridad marítima, tras el naufragio del vapor francés «Général Chanzy» en 1910, tragedia que costó la vida a 156 personas, dejando solo un superviviente. Este faro no solo es un punto de referencia para la navegación, sino también un lugar de interés cultural y turístico que ofrece impresionantes vistas del mar Mediterráneo y de la costa accidentada de Menorca.

Historia y construcción del Faro Punta Nati

La construcción del Faro Punta Nati se enmarca en un período de mejora de los sistemas de navegación y seguridad en las rutas marítimas españolas. El diseño del faro corresponde al prototipo de faros de tercer orden, caracterizado por su torre cilíndrica adosada a la vivienda del farero. Con sus 19 metros de altura y situado a 42 metros sobre el nivel del mar, el faro emite un destello blanco cada 5 segundos, visible hasta 16 millas náuticas de distancia.

Arquitectura y entorno del Faro Punta Nati

El Faro Punta Nati se distingue por su arquitectura sobria y funcional, típica de los faros construidos a principios del siglo XX en España. Su estructura de piedra caliza, extraída de canteras locales, se integra armoniosamente con el paisaje árido y rocoso de la zona. El entorno del faro, caracterizado por formaciones rocosas y vegetación baja, es un ejemplo destacado de la belleza natural y la biodiversidad de Menorca, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Punta Nati, con la isla de Mallorca en el horizonte, es a su vez uno de los extremos más castigados de la costa por las constantes corrientes marinas, el influjo de los vientos de tramontana y la formación de impresionantes “Bufadors”, que no son más que las olas, en días de temporal, que se cuelan entre las cavidades de las rocas del acantilado y que, impulsadas hacia arriba, brotan del terreno cercano al faro en forma de columnas de agua que rugen como leones.

Importancia turística

El Faro Punta Nati es un destino muy popular para los que buscan disfrutar de la paz y la belleza natural del lugar. Su ubicación ofrece unas vistas espectaculares, sus atardeceres, son de los más hermosos de Menorca. El área alrededor del faro es ideal para caminatas, permitiendo a los visitantes descubrir rincones únicos y vistas panorámicas de la costa norte.


Las visitas nocturnas son una experiencia única y cautivadora: bajo el cielo repleto de estrellas, la silueta del faro se recorta, creando un escenario mágico. La tranquilidad de la noche amplifica los sonidos del mar, permitiendo a los visitantes escuchar el murmullo de las olas y el ocasional rugido de los «Bufadors», que añaden un elemento de misterio y majestuosidad al entorno. La falta de contaminación lumínica en esta remota ubicación hace de la observación de estrellas una actividad imprescindible, con constelaciones y la Vía Láctea desplegándose en el firmamento con una claridad sorprendente. De hecho, Menorca es un destino starlight.

Cómo llegar al Faro Punta Nati

El acceso al Faro Punta Nati se realiza a través de un camino que parte desde Ciutadella y la travesía es de solamente 6 kilómetros. Aunque el trayecto puede ser recorrido en vehículo, es recomendable hacerlo a pie o en bicicleta para apreciar plenamente la belleza del paisaje menorquín. Es importante llevar agua y protección solar, especialmente durante los meses de verano, ya que el área es expuesta y con limitadas sombras.

faro mirador

El Faro Punta Nati ofrece a sus visitantes una ventana a la historia, la cultura y la naturaleza de Menorca. Este emblemático faro guía a los marineros en su navegación y también invita a los turistas a explorar y descubrir la belleza de la isla. Su presencia en el paisaje de Menorca es un recordatorio de la importancia de proteger y valorar nuestro patrimonio cultural y natural.

Deja un comentario

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Suscríbete al blog