Molí de Dalt

Molí de Dalt, un viaje al pasado agrícola de Menorca

9 minutos

Menorca, conocida por sus impresionantes playas, es también el hogar de una rica historia cultural, que cuenta el pasado agrícola de la isla. El Molí de Dalt en Sant Lluis se erige como un monumento a la tradición y la ingeniería. Aquí te contaremos por qué este sitio merece una visita en tu próximo viaje a Menorca.

Historia y arquitectura del molino

El Molí de Dalt es uno de los muchos molinos de viento en Menorca, una isla que una vez dependió de estos dispositivos. Construido en el siglo XVIII, este molino es testigo de la evolución de las prácticas agrícolas y un ejemplo destacado de la arquitectura tradicional menorquina.

Sant Lluís, la pequeña localidad muy cercana a Mahón (alrededor de 5 kilómetros) en la que se encuentra, vivió de sus tres molinos de viento durante más de dos siglos, ya que a ellos llegaban los payeses (campesinos) de todo el término, a moler los grano de las cosechas. Hay información que indica que en 1776 ya existía el mayor de los tres molinos, el Molí d’Enmig, y en 1780 fue construido el Molí de Baix.

El Molí de Dalt es el único que que ha quedado en pie hasta nuestros días y ha sido restaurado recientemente. Hoy en día se ha convertido en un emblema de Sant Lluis y da la bienvenida a los visitantes cuando llegan a localidad. Actualmente, se ha convertido en un museo etnológico, donde se puede encontrar una hermosa colección de herramientas de campo y de algunos oficios que ya no existen.

Sant Lluis: el pueblo alrededor del molino

Situado en uno de los pueblos más encantadores de Menorca, el Molí de Dalt no solo es una reliquia histórica, sino también parte de un entorno en el que hay mucho por visitar. Sant Lluis fue fundado por los franceses durante su breve ocupación en el siglo XVIII, y su plano y arquitectura conservan un distintivo aire galo. El pueblo ofrece una mezcla encantadora de tradición y modernidad, con calles tranquilas, restaurantes acogedores y gente amable.

Alrededores del Molí

Cómo llegar a Molí de Dalt

Llegar a Sant Lluis y al Molí de Dalt es fácil desde cualquier punto de Menorca, gracias a la red de carreteras de la isla. Desde Mahón, la capital, se puede llegar en menos de 10 minutos en coche, siguiendo la Me-8. También hay servicios de autobús que conectan Mahón con Sant Lluis a través de la línea 603, lo que hace accesible el molino para aquellos que prefieren el transporte público.

¿Por qué visitar Molí de Dalt?

Visitar el Molí de Dalt ofrece una oportunidad única para sumergirse en la historia menorquina lejos de las playas y el mar. Es un viaje al pasado que revela cómo la vida en la isla estaba intrínsecamente ligada a la tierra y sus recursos. Además, la visita al molino puede combinarse con un recorrido por Sant Lluis, permitiendo a los visitantes disfrutar de la arquitectura, la gastronomía y la artesanía local.

El Molí de Dalt no es solo un monumento, es un puente hacia la comprensión de la vida en Menorca más allá de sus famosas costas. Ofrece a los visitantes la posibilidad de apreciar la rica herencia cultural de la isla, en un entorno que invita al disfrute y al aprendizaje. En tu próxima visita a Menorca, toma un momento para alejarte del mar y descubre la historia que yace en el corazón de la isla en Molí de Dalt.

Deja un comentario

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Suscríbete al blog