son mercer de baix

Explorando Son Mercer de Baix: poblado prehistórico y quesería artesanal

8 minutos

En Menorca, entre los verdes campos y la brisa marina, se encuentra un lugar que encierra siglos de historia y tradición: Son Mercer de Baix. Esta finca, ubicada en la región de Ferreríes, es más que un enclave rural; es un punto de encuentro entre el pasado prehistórico de la isla y la artesanía quesera que ha perdurado a lo largo de los años.

Poblado prehistórico de Son Mercer de Baix

El corazón de Son Mercer de Baix alberga un poblado prehistórico fascinante, compuesto por un conjunto de navetas de habitación, también conocidas como naviformes. Estas estructuras, que datan del periodo prehistórico comprendido entre los años 1700 y 1400 a.C., ofrecen una ventana única hacia la vida de las antiguas comunidades que poblaron la isla y a la cultura talayótica.

El poblado está ubicado en lo alto del barranco de Son Fideu, proporcionando a sus habitantes una vista privilegiada y una protección natural. Se han identificado siete unidades de dos tipos diferentes de navetas: cinco de planta en forma de herradura y dos de planta cuadrada. Entre ellas destaca la «Cova des Moro», el único naviforme conocido que ha conservado la cubierta de losas de piedra horizontales sostenidas por tres columnas.

La «Cova des Moro» es un testimonio vivo del ingenio y la habilidad de las antiguas comunidades, con su paramento exterior construido con piedras perfectamente escuadradas y su cubierta restaurada en el año 2002, tras un derrumbe a finales de los años 90. Además, durante las excavaciones arqueológicas se descubrió un conjunto variado de objetos de bronce, que evidencian la presencia de actividades como la metalurgia.

Quesería artesanal

En las tierras de Son Mercer de Baix también se encuentra una de las deliciosas queserías artesanales de Menorca, que ha sabido mantener viva la tradición quesera de la isla. Fundada por la familia Mascaró, conocida por su prestigio en el diseño y fabricación de calzado, la quesería produce el afamado queso DOP Mahón de Menorca, siguiendo prácticas ancestrales transmitidas de generación en generación.

La producción del queso comienza con la leche recién ordeñada de las vacas de la finca, que pastan libremente en los campos. Esta leche, tratada con el mayor cuidado, se convierte en exquisitos quesos que capturan la esencia misma del paisaje menorquín. La maduración de los quesos se lleva a cabo en las cavas de la finca, donde se da vuelta diariamente y se controla su evolución.

El resultado son quesos de una calidad excepcional, con una amplia variedad de sabores y aromas que reflejan la riqueza del entorno natural de Menorca. Desde el suave y lácteo queso DOP Mahón semicurado hasta el intenso queso curado, cada bocado es un viaje sensorial.

Además del queso DOP Mahón, Son Mercer de Baix ofrece una gama de productos especiales, como el queso Mua con forma de corazón y corteza comestible, y el queso aromatizado con romero y aceite de oliva.

Son Mercer de Baix es otro rincón de Menorca que guarda secretos deliciosos y ancestrales. Explóralo en tu viaje a la isla, para descubrirla en todo su esplendor.

Deja un comentario

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Suscríbete al blog